Firma invitada: Lucía González

///Firma invitada: Lucía González

Firma invitada: Lucía González

Lucía es Vicepresidente y Responsable del sector asegurador de Capgemini España. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Saint Louis (EE.UU), donde se especializó en Finanzas y Comercio Exterior. En el año 2000 se incorporó a Capgemini procedente de Arthur Andersen y, desde entonces, ha desempeñado diferentes roles y cargos de responsabilidad siempre en el ámbito financiero y más concretamente en el área de seguros. Lucia tiene una amplia experiencia en la gestión de grandes cuentas, en la definición de modelos y estrategias de negocio así como en reforzar las alianzas del sector con algunos de las principales entidades aseguradoras de España.

 

Táctica y estrategia

 

Y no me refiero al poema de amor de Mario Benedetti, aunque al igual que el deporte y la guerra, por qué no, la poesía puede ser aplicable a la empresa. Se extrae del poema de Benedetti que para “conquistar” hace falta una estrategia simple y varias tácticas que se ejecutan a lo largo del tiempo con un fin claro.

Y ¿cuál es el fin de la empresa si no conquistar? un mercado, un territorio, un cliente y mantener la posición y que sus productos o servicios se conviertan en necesarios. Aunque mucho menos romántico, este fin requiere de una estrategia simple, varias tácticas y mucha pasión.

A día de hoy, la mayoría de las grandes compañías tienen una estrategia definida según estándares tradicionales, una estrategia complicada basada en un proceso muy metódico y muy razonado con unos plazos de definición de meses, con análisis internos y externos muy exhaustivos y con múltiples ejes de trabajo y planes de acción que se ejecutan y se siguen con multitud de KPIs a lo largo de varios años. Con tanto afán por la estrategia se ha olvidado la táctica, y la táctica es de corto plazo, es accionable y más ágil.

En los tiempos que corren, con un entorno tan cambiante e incierto, con unos clientes tan exigentes, una competencia feroz con nuevos players mucho más audaces y rápidos y una disrupción tecnológica que va más rápido que el ser humano, la definición y la ejecución de la estrategia deben también cambiar.

Vivimos en el mundo del “beta”. Lo importante es la rapidez y no la perfección. No se espera hasta definir los últimos detalles de un producto o servicio se lanza y se observa. Lo importante es actuar y llegar rápido al mercado.

De la misma forma, en cuanto a la estrategia, no se pueden definir todos los planes de acción y los KPIs para medirlos desde el minuto uno con una visión a tres años. Si antes era difícil predecir, ahora lo es aún más.

Por eso, vuelvo a Benedetti, hay que volver a combinar la táctica con la estrategia y no seguir intentando ejecutar los planes de acción de una estrategia complicada y poco flexible. Es mejor ejecutar tácticas de corto plazo que si fallas puedas reaccionar eso sí orientadas hacia un fin común, acordado y compartido por la organización sin dejar de definir una estrategia pero más simple y más flexible.

Pensar sencillo, actuar rápido e iterar. Aplicar el ¡preparados, fuego, apunten…!

Os animo a leer a Benedetti…

By | 2017-09-21T13:35:04+00:00 septiembre 21st, 2017|Blog, Firma Invitada|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

CONTÁCTAME

C/Anabel Segura, 14-28108 Alcobendas Madrid

Phone: 91-657.70.00

Web: http://www.es.capgemini.com